«No podemos detener el tiempo pero sí retardar el envejecimiento»